In Sin categoría

Pascual y Neoelectra destacan la aportación de la cogeneración a la competitividad industrial y a la eficiencia energética

Barcelona, 28 de octubre de 2020.-

Pascual y Neoelectra siguen profundizando en su alianza estratégica para la gestión por parte de este operador de la planta de cogeneración que suministra energía eléctrica y térmica para la actividad del complejo industrial de Pascual en Aranda de Duero. Se trata de una instalación con capacidad para proporcionar más de 78.000 MWh eléctricos al año y más de 150.000 MWh térmicos. A través de sus dos turbinas de gas natural, dispone de una capacidad global de producción de 9,8 MW.

En la actualidad, la planta de NeoPas genera en el complejo arandino de Pascual un ahorro de energía primaria (AEP) de 69.000 MWh cada año, que hubieran sido necesarios para la generación separada de calor útil y electricidad. Esto supone una reducción de 14.000 TN anuales de emisiones de CO2.

Además, se está desarrollando un proyecto de aprovechamiento de biogás residual, que permite la valorización energética del orden de 1.008.000 Nm3 anuales de biogás en la cogeneración, lo que aporta a la vez una reducción del consumo de gas natural en la cogeneración y de la huella de carbono del proceso productivo de la planta de Aranda de Duero.

Pioneros en el uso de cogeneración en el sector agroalimentario

Pascual fue pionera en el uso de la cogeneración en instalaciones industriales del sector alimentario desde que la primera planta de cogeneración de energía entrara en funcionamiento el complejo de Aranda de Duero en 1992.  Casi treinta años más tarde, la cogeneración termoeléctrica sigue cubriendo con gran eficiencia las necesidades de energía eléctrica y calorífica a los procesos industriales. Por ello, juega un papel fundamental en la competitividad del tejido industrial. En la situación actual, esta tecnología resulta más imprescindible que nunca tanto para fortalecimiento de la economía como para su reactivación

Además, uno de los elementos esenciales en este contexto de pandemia es garantizar el suministro de energía para el funcionamiento de los procesos productivos, asegurando así el correcto suministro de productos y el mantenimiento de determinados servicios esenciales a la población. Un claro ejemplo ha sido la gestión de la producción de la planta de Aranda de Duero (Burgos) de Pascual durante la pandemia, cuyos procesos no se han visto alterados y han garantizado en todo momento la disponibilidad bienes de primera necesidad como los productos lácteos.

En este sentido, Pascual ha apostado siempre por los más altos estándares de calidad, no sólo en sus productos, sino también en el proceso productivo en su conjunto y en sus sistemas de suministro energético. Fruto de esa exigencia nació la planta de NeoPas en el complejo industrial de Aranda de Duero, referente en el suministro de energía en la industria agroalimentaria.

A pesar de la incertidumbre regulatoria que rodea al sector cogenerador, la constante innovación y las inversiones en las mejores técnicas disponibles han permitido posicionar a la cogeneración de alta eficiencia como un aliado estratégico de la industria en materia de transición energética, economía circular y descarbonización.

Así lo señaló recientemente Óscar Hernández, director de Relaciones Institucionales de Pascual, durante la visita realizada a la planta de Aranda de Duero, junto a un grupo de parlamentarios interesados en conocer de primera mano la realidad del sector de la cogeneración y su importancia para la industria. Para Óscar Hernández, “Pascual fue pionera en el uso de la cogeneración en el sector alimentario. En Neoelectra hemos encontrado un aliado perfecto para seguir profundizando en este sistema tan eficiente energéticamente”.

De igual modo, el CEO y Director Ejecutivo de Grupo Neoelectra, Antonio Cortés, manifestó que “con un marco regulatorio adecuado, el sector cogenerador tiene el potencial de crear miles de puestos de trabajo cualificados y estables en zonas agroganaderas, a la vez que contribuye a la transición energética como uno de los vectores fundamentales de la recuperación económica”.